ScapaTellez: Huye del Examen

Nuestros alumnos de los ciclos de grado medio de Auxiliar de Enfermería, así como de los grados superiores de Sistemas Electrotécnicos y Automáticos y Energías Renovables participaron en la primera edición de ScapaTéllez: Huye del Examen.

Esta actividad fue concebida como una oportunidad para que los alumnos de distintos ciclos, edades y áreas de conocimiento pudieran colaborar hacia un objetivo común: conseguir superar una serie de enigmas. Para ello, deberían poner en práctica conceptos básicos tratados en los meses anteriores en clase, de manera que conceptualmente sirviese como actividad de retroacción. La cooperación y la toma de decisiones, llegando a acuerdos con diferentes alumnos, eran objetivos desde el principio. Además, mejorar la cohesión de los grupos y que conociesen al resto de personas que comparten centro con ellos era otro posible beneficio que contemplábamos como posible.

Con estos datos en mente, nos pusimos a diseñar una mini-sala de Escape. La idea partió de Helios Cuevas López, alumno en prácticas del Máster de Educación de la UEx, que Luz (rama sanitaria) y Miguel Ángel (rama eléctrica) ampliamos y acomodamos en nuestros horarios. La primera dificultad fue encontrar un espacio que nos permitiese realizar un montaje en una tarde entera. Finalmente y gracias a la colaboración de varios profesores, pudimos disponer de uno de los talleres, siempre bajo la premisa de desmontar y quedar el aula lista para el día siguiente. La estructura de la sala constaba de tres zonas: La primera, donde se dejaba a los alumnos con el examen y el enigma de acceso. La segunda, con el grueso de los misterios, candados, cofres y cajas cerradas. Y la tercera, con el enigma final junto a la puerta de salida.

 

 

 

 

Durante la tarde de la actividad, cada grupo de alumnos se encuentra en su aula de referencia,  donde el desarrollo de las clases sigue su curso. Mediante un horario previamente confeccionado, uno de los profesores va a buscar a los alumnos, 3-4 de electricidad, 3-4 de sanitaria, mientras que son llevados a la zona delimitada para realizar el examen. Ahí se les explica que han sido seleccionados para un programa experimental muy prestigioso, que consiste en la realización de un examen. Y que, para mejorar la motivación, los suspensos serán castigados con… la muerte. Por supuesto, se les explica que pueden salir en cualquier momento y volver a su clase, cosa que no sucedió en ningún caso. También se les informa de las normas básicas de la sala, el tiempo de que disponen (20 minutos) y la función del gamemaster (Helios), que es el vigilante del examen aunque secretamente intenta guiar a los alumnos, velando porque la prueba salga bien.

 

 

 

 

 

De los 6 grupos que realizaron la actividad, consiguieron salir 3 de ellos. En la mayoría de los casos (de éxito o no), las reacciones fueron positivas, con éxito o sin él. Siempre destacando la voluntad de repetir por parte de todos. Además, Helios diseñó y les proporcionó un formulario web para valorar la actividad y su impacto en la formación:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.